Categorías
Sin categorizar

Detector de gilipolleces

Una cosa que me sirve cada día en mi vida es mi «detector de gilipolleces» interno. Es un quinto sentido con el que percibo inmediatamente si una persona está llena de mierda o si es auténtica y honorable.

Puedo detectar gilipolleces a gran distancia: Por cómo viste una persona, por cómo se mueve por la habitación. Antes de que una persona se acerque lo suficiente para hablar conmigo, ya he evaluado su nivel de gilipollez.

Cuando están lo suficientemente cerca, su olor, la forma en que me dan la mano, cómo se presentan, su tono de voz, y la forma en que hablan y lo que dicen me dan la última pista que necesito para evaluar si esta persona está llena de mierda o no.

Me ha servido de mucho en el pasado. Me ha protegido de gente con malas intenciones, de estafadores criptográficos, de vacunas con efectos secundarios desconocidos, de relaciones tóxicas, de malos restaurantes, de trabajos sin alma, de malas inversiones, de narcisistas y de mal sexo.

Mi detector de gilipolleces detecta la energía que irradia una persona. Me resulta imposible descifrar cómo funciona exactamente, simplemente he aprendido a confiar en él.

Sin embargo, un factor destacado de mi detector de gilipolleces es la autenticidad. La mayoría de la gente puede detectar si una persona es auténtica o no. Cuando percibes que una persona no es auténtica, tienes que tener cuidado y prestar atención. La falta de autenticidad siempre significa que una persona está fingiendo algo. Una persona inauténtica es un actor. Por ejemplo, una persona introvertida que actúa como extrovertida. Una persona pobre conduciendo un coche caro. Multimillonarios en jets privados luchando contra el cambio climático. Por ejemplo.

Un factor importante de la autenticidad es la confianza en uno mismo. Hay personas con mucha confianza en sí mismas, con poca e incluso sin ninguna. Hay personas sin confianza en sí mismas que son absolutamente geniales y de todo corazón. Del mismo modo que hay personas con mucha confianza en sí mismas que son auténticas buenas personas. Pero en cuanto hay un desajuste, hay una bandera roja. Por ejemplo, una persona puede mostrarse segura de sí misma, pero en el fondo no lo es. Lo noto en su forma de hablar, de moverse, de oler, de sonreír.

Otro factor obvio en mi puntuación de gilipolleces es su nivel de señalización de virtudes. Se puede detectar fácilmente. Signo de virtud significa que alguien apoya una causa no por la causa de la misma, sino únicamente para ser percibido por otras personas de una determinada manera. Estas son las personas que utilizan jeringuillas y banderas de Ucrania en sus cuentas de redes sociales. Los señaladores de virtudes hablan pública y prominentemente de su causa. Las personas que hacen el bien de verdad rara vez hablan de ello. Los señaladores de la virtud son todo lo contrario: siempre hablan de ello, pero rara vez hacen el bien. Una regla general: cuanto más habla públicamente una persona de las cosas buenas que hace, más mentirosa es.

Evaluar correctamente la autenticidad es la clave para detectar actores, farsantes, engañadores y mentirosos. La honestidad puede ayudarle a evaluar la autenticidad. Las personas que son brutalmente honestas, consigo mismas y con los demás, siempre son auténticas. Si una persona es brutalmente honesta sobre lo que cree que es la verdad, entonces es auténtica. En una escala de gilipolleces del 0 al 10 (donde 0 = sin gilipolleces y 10 = lleno de mierda), una persona brutalmente honesta siempre está muy cerca del 0.

Si no estás seguro de si una persona está llena de mierda, hazle preguntas desafiantes e incómodas y evalúa si es brutalmente honesta en su respuesta. Desarrollar un detector interno de autenticidad y mentiras es la mejor manera de vivir una buena vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad