Marius Schober

Progress Through Consciousness

Reflexiones sobre Apple Vision Pro

Apple ha anunciado su primer producto de Realidad Aumentada (RA), el Apple Vision Pro. Creo que la RA y la Realidad Virtual (RV) representan el siguiente paso en la forma en que interactuamos con la tecnología. Actualmente, nuestra interacción con el software digital y la comunicación se basa en pantallas, teclados y dispositivos que están separados de nuestra realidad. Sin embargo, la RA y la RV tienen el potencial de hacer inmersivas nuestras interacciones con el software e integrar el ámbito digital en nuestra vida cotidiana.

Dicho esto, el precio de 3.500 dólares de las Apple Vision Pro, su voluminoso diseño y la escasa autonomía de 2 horas de su batería han sido bastante inesperados. Yo había imaginado unas Apple Glass parecidas a unas elegantes Ray-Ban, que pesaran menos de 100 gramos, tuvieran una autonomía de 7 días y ofrecieran aplicaciones prácticas en el mundo real.

Como entusiasta de la realidad aumentada desde 2016, fundé una startup de realidad aumentada y trabajé como vendedor de Oculus Rift. Mis experiencias me han convencido de que la RA y la RV revolucionarán varios campos, entre ellos:

  • Juegos y entretenimiento
  • Colaboración y comunicación (trabajo a distancia)
  • Sanidad
  • Educación y formación

En cada una de estas categorías surgirán nuevos mercados multimillonarios para el software AR-first y VR-first.

Estoy especialmente entusiasmado con las aplicaciones sanitarias, sobre todo en el ámbito de la psicoterapia.

Una cosa está clara: una vez que la RA y la RV sean asequibles y accesibles para las masas, cambiarán radicalmente nuestra forma de interactuar con el software y, en consecuencia, alterarán el funcionamiento de nuestro mundo.


Descubre más desde Marius Schober

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad

Descubre más desde Marius Schober

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo