Categorías
Diario

Mercados libres

Supermercados llenos de alimentos de todo el mundo, pisos con calefacción, nuevos teléfonos inteligentes, o cosas casi evidentes como un hervidor de agua, una cocina eléctrica, o incluso la electricidad o el agua corriente: todo esto es resultado del funcionamiento del capitalismo.

Sin embargo, recientemente hemos podido observar lo que ocurre cuando hay demasiada intervención estatal en el mercado. Ya sea por los cierres impuestos por el Estado durante la pandemia de Corona, la política de sanciones durante el conflicto de Ucrania o la excesiva política monetaria de los bancos centrales en la última década, los precios suben. La tendencia es claramente de hiperinflación.

La comida en el supermercado es cada vez más cara, algunos alimentos sólo están disponibles en cantidades muy limitadas. La gasolina en las gasolineras también se encarece, al igual que los gastos de calefacción, electricidad, etc.

Estos problemas, causados por la intervención estatal en el mercado y por una FED y un BCE que actúan políticamente, se intentan resolver erróneamente con más impresión de dinero e intervención estatal en el mercado.

Sin embargo, aquí hay un gran error de pensamiento: intervenir en el mercado no resuelve los problemas, sino que los provoca y agrava.

Me temo que hemos llegado a una dinámica que nos llevará cada vez más lejos hacia estructuras estatales socialistas o incluso comunistas. El mundo y el mercado ya no son más libres. Ya estamos en las primeras fases de una enorme recesión económica.

Los economistas prevén que las pérdidas en Europa debidas a las sanciones superen ampliamente los 400.000 millones de dólares. Esto perjudicará significativamente a las personas y a las empresas en Europa y provocará malestar social, protestas masivas y movimientos radicales sospecho que socialistas comunistas.

Necesitamos mercados libres, tribunales independientes y una política monetaria no política lo antes posible.

Elijamos la libertad ahora, de lo contrario nos despertaremos en el comunismo, posiblemente con un gobierno mundial.