Categorías
Essays

Imanes de Ambición

En los dos últimos años, hemos asistido a un cambio masivo hacia el trabajo a distancia. Los empleados se vieron obligados a trabajar desde casa. Igual que ejecutivos, abogados y funcionarios. Muchos disfrutaron y aprendieron a amar el trabajo a distancia desde donde querían trabajar, no desde donde tenían que trabajar.

Este cambio hacia el trabajo a distancia también afectó a los jóvenes empresarios e investigadores. De repente, podían trabajar desde donde quisieran, no desde donde estuvieran sus compañeros, cofundadores, clientes, inversores o empleados.

Este cambio hacia el trabajo a distancia ha sido tan significativo que nunca volverá a la normalidad, es decir, a antes de 2020.

A la gente le gusta trabajar a distancia por varias razones. Puedes resumirlas todas bajo un mismo término: «libertad».

Sin embargo, hacer uso de esta libertad recién adquirida tiene un coste.

La ubicación y, por tanto, la ciudad en la que uno vive tiene un enorme impacto en su ambición.

El lugar donde vives influye en la ambición con la que persigues tus objetivos y, por tanto, en que avancemos como sociedad humana.

En 2015, pasé algo más de un mes en Silicon Valley. Todo el barrio me gritaba: ¡haz más, arriesga más, innova más! Vivía en una vivienda compartida con un par de emprendedores más y todos se afanaban en su idea de startup. Todas las noches podía asistir a reuniones sobre una variedad de temas atrevidos con gente al menos 10 veces más inteligente que yo.

La primera vez que pisé Palo Alto, entré en una pequeña cafetería. Después de coger mi café, me senté en una mesa que había fuera, justo al lado de la puerta. En el lado opuesto de la puerta, estaba sentado un hombre enérgico y atrevido. De algún modo, entablamos una agradable charla hasta que se le unió un tipo empollón de unos veinte años. Mientras me recostaba para disfrutar de mi café, empezaron a conversar sobre una posible inversión multimillonaria en la startup del empollón que acababa de llegar. Resultó que estaba hablando por casualidad con un gran inversor. Como puedes imaginar, este encuentro me avivó el deseo de conseguir más. Alimentó mi ambición.

En Palo Alto también se encuentra una de las universidades más prestigiosas del mundo: la Universidad de Stanford. Por eso la probabilidad de toparse con uno de los ingenieros más inteligentes del mundo o con el próximo Mark Zuckerberg es tan alta.

El Valle del Silicio solía ser un imán para la gente ambiciosa. Gente que quería hacerse con el poder y cambiar el mundo creando tecnología.

Londres y Nueva York son para las finanzas lo que Silicon Valley y San Francisco fueron para la tecnología. Estas dos ciudades son los imanes más fuertes del mundo que atraen a personas que quieren hacerse superricos.

Cuando visité Londres por primera vez, toda la ciudad me gritaba: ¡Gana más! ¡Hazte rico! ¡Y viste mejor!

El punto clave es el siguiente: determinadas ciudades atraen a determinadas personas.

Silicon Valley es un imán para empresarios ambiciosos que pretenden cambiar el mundo mediante la tecnología.

Londres y Nueva York son imanes para personas que quieren hacerse ricas por cualquier medio.

Shenzhen atrae a empresarios que desean construir el gran hardware del futuro.

Los Ángeles está atrayendo a todas las personas que quieren hacerse famosas a toda costa.

Cambridge está atrayendo a las personas más inteligentes del mundo.

Tenerife, donde vivo actualmente, está atrayendo a personas que buscan la calidad de vida por encima de todo.

Las ciudades no son grandes por sus macrofactores, sino por la gente que atraen.

El investigador más ambicioso hará todo lo posible por llegar a Cambridge, donde podrá rodearse de las personas más inteligentes del mundo.

Los emprendedores tecnológicos más ambiciosos harán todo lo posible por trasladarse a Silicon Valley o Austin; sólo los perdedores se quedarán en Berlín o Lisboa.

Al igual que los imanes fuertes, los mejores de los mejores se sienten atraídos por la ciudad más importante de su campo, principalmente por la gente ambiciosa que encuentran allí.

Campos magnéticos de las ciudades

Tras dos años de trabajo a distancia, mucha gente se ha dado cuenta de que casi todo es mejor a distancia.

Tú eliges dónde vivir: en una ciudad soleada con precios de vivienda asequibles. O en tu ciudad natal, muy cerca de tu querida familia.

En lugar de un minúsculo apartamento en la ciudad, ahora tienes una casa grande con un jardín en el que puedes ver jugar alegremente a tus hijos.

Cultivas frutas y verduras en tu huerto y la comida es más deliciosa que nunca.

Por fin puedes trabajar sin ninguna distracción y con ello tu productividad se dispara.

Todo parece perfecto, pero tu ambición está disminuyendo. El campo magnético de las grandes ciudades sigue siendo palpable. Te está susurrando: Puedes ser más. Puedes ser más rico. Puedes ser más inteligente. Etcétera.

Aunque tu calidad de vida sea ahora de 10 sobre 10, en el fondo sientes el campo magnético de la gran ciudad. Sea lo que sea lo que quieras conseguir -ya sea intelectual, creativo o financiero-, sabes que hay un lugar en la tierra donde vive la gente más inteligente, más creativa o más rica. Y lo sabes perfectamente:

Estar en una de estas ciudades es energizar tu ambición interior.

Estar fuera de estas ciudades está calmando tu ambición interior.

De las bibliotecas a Internet

Por fin hemos llegado a un punto en el que la ubicación importa cada vez menos. Por fin puedes trabajar desde cualquier lugar, si así lo deseas.

Yo decidí hacerlo en abril de 2022, cuando mi mujer y yo nos trasladamos a la isla de Tenerife. Una isla absolutamente impresionante en el océano Atlántico, frente a la costa de África y el desierto del Sahara. Frutas deliciosas, verduras sabrosas, mucho sol, gente estupenda.

La calidad de vida es un 10 sobre 10 aquí. No podría imaginar un lugar mejor para vivir.

Pero en cuanto me trasladé a Tenerife, seguía sintiendo ese campo magnético de las ciudades más ambiciosas del mundo. Siento y sé que hay una ciudad ahí fuera, donde preferiría estar, para ser todo lo que puedo ser.

Pero no es la ciudad. Es la gente de la ciudad la que me atrae. El crisol de individuos ambiciosos con ideas afines que trabajan por objetivos similares.

Tengo la sensación de que si nunca voy allí, puede que nunca conozca a las personas que debería conocer, lo que puede impedirme desarrollar todo mi potencial. Y este sentimiento puede matarte por dentro.

Por otra parte, sé con absoluta certeza que las ciudades no son la solución.

Las ciudades evolucionaron a lo largo de cientos y miles de años. Las ciudades fueron -hasta ahora- el mayor invento de la humanidad. Permitieron que la gente se reuniera para trabajar en la ciencia, las artes, la política, la filosofía y la religión. Nuestros antepasados crearon universidades, bibliotecas y ayuntamientos. Las ciudades se convirtieron en crisoles de gente. Y con el tiempo, algunas ciudades llegaron a ser conocidas por determinadas especializaciones: conocimiento, arte, moda, filosofía, negocios, etcétera.

Trasladarse a una ciudad era la única forma de conocer gente y reunir conocimientos.

Entonces no había ordenadores ni Internet. Es decir: no había PDF, ni correo electrónico, ni Google, ni libros electrónicos, ni blogs, ni chats, ni redes sociales, etcétera.

Hoy -además de todo eso- también tenemos la tecnología para hacer llamadas globales gratuitas. Tenemos videollamadas de alta definición. Tenemos auriculares de realidad virtual. No sólo eso, sino que tenemos cientos de herramientas de colaboración. Y lo que es más importante, tenemos todo el conocimiento de la humanidad accesible en cuestión de segundos, no sólo en nuestros ordenadores, sino también en nuestros teléfonos inteligentes que llevamos encima todo el día.

Pero a pesar de todas las soluciones tecnológicas que tenemos accesibles hoy en día, el campo magnético de la ambición sigue centrado en las ciudades.

Si te lo tomas en serio, una ciudad sigue siendo ese crisol de personas donde puedes florecer.

Imanes de la ambición digital

En las ciudades, la infraestructura es sólo una pequeña parte de lo que hace que la gente quiera mudarse allí. La razón principal por la que la gente se traslada a las ciudades es por la gente que vive allí. Lo que lanza un bucle sin fin.

En las ciudades, donde se reúnen personas inteligentes y ambiciosas:

  1. Se produce ciencia
  2. Se forman ideas
  3. Se hacen inventos
  4. Se crean empresas
  5. Se crean puestos de trabajo
  6. Se acumula riqueza

Cuantas más personas inteligentes y ambiciosas se trasladan a una determinada ciudad, mejor le va a la ciudad.

Conocer y estar con personas ambiciosas tiene un efecto dominó exponencial. Este efecto dominó exponencial -que yo llamo el imán de la ambición- se produce siempre que se reúnen personas con ambición e intelecto. En el pasado, era lógico que las ciudades se convirtieran en imanes de ambición porque eran los lugares donde se reunía la gente inteligente.

Hoy estamos viviendo un punto de inflexión en la evolución humana. Por primera vez, vemos que las personas inteligentes y ambiciosas se trasladan fuera de las grandes ciudades. Aunque los imanes de las ciudades ambiciosas siguen atrayendo a las personas ambiciosas, Internet redujo la fuerza de estos imanes. No sólo eso, sino que gracias a internet, las personas inteligentes y ambiciosas pueden ahora colaborar independientemente de su ubicación física.

Igual que en los años 40 los físicos y matemáticos más inteligentes se reunieron en Los Álamos, Nuevo México, para crear armas divinas, hoy los físicos y matemáticos más inteligentes pueden reunirse independientemente de su ubicación física. Con Internet, los límites de la ubicación física tienen poca importancia.

Imagina cómo puede evolucionar nuestra especie humana si no limitamos la ciencia y la innovación a lugares físicos, es decir, ciudades y países.

Imagina lo que puede ocurrir cuando muchas personas brillantes y ambiciosas no sólo de Estados Unidos, Alemania o el Reino Unido, sino también de India, Camerún, Nicaragua, Filipinas, Rusia y China se reúnen para trabajar en los mayores problemas de nuestro mundo y en los misterios sin resolver de nuestro mundo.

Estoy seguro de que si creamos espacios digitales, donde la ambición y el intelecto no estén separados por la ubicación, nosotros -como especie humana- podremos evolucionar hacia el siguiente paso.

Para lograrlo, estos espacios digitales no pueden ser simplemente una combinación de correo electrónico, herramientas de colaboración, foros en línea, chat y videollamadas.

Por el contrario, estos espacios digitales deben diseñarse desde los primeros principios, básicamente desde cero.

En primer lugar, los espacios digitales para el intelecto y la ambición deben tener un campo magnético al menos tan fuerte como el de las ciudades más ambiciosas del mundo. Actualmente, el campo magnético de Cambridge, con Harvard y el MIT, atrae a las personas más inteligentes del mundo para que se trasladen allí. Un espacio digital debe tener un imán de ambición tan fuerte como ciudades como Cambridge, Silicon Valley, Shenzhen, Shanghai, Londres, Nueva York o Austin.

Para ello, los más inteligentes entre los más inteligentes deben comprometerse con este espacio digital.

Los imanes de la ambición digital deben permitir encuentros accidentales al azar. Igual que yo entré en un café de Palo Alto y, de repente, me encontré hablando con un inversor de capital riesgo. O igual que te encuentras al azar con compañeros en una clase, en la cafetería, en el campus o en un evento.

También debe tener algún tipo de barrera de entrada. Para Cambridge, este filtro de mierda consiste en una matrícula ridículamente alta, un duro proceso de selección, altos precios de la vivienda, un clima lamentable y un visado estadounidense si eres de fuera.

Para los imanes de la ambición digital, no debería haber una barrera de entrada basada en la situación económica o la nacionalidad, sino en la aportación. Cuantas más aportaciones inteligentes y útiles hagas, más alto será tu estatus en este espacio digital. Cuanto más elevado sea tu estatus, más exclusivas y reducidas serán las comunidades con las que puedas interactuar y trabajar.

Al crear un espacio digital global, también debe quedar claro que la propiedad intelectual y los beneficios derivados se basan en un fundamento jurídico sólido como una roca. Esto podría establecerse con contratos inteligentes asegurados en una cadena de bloques (blockchain).

Al crear un sistema legal para estos espacios digitales, también encendemos el campo magnético para los inversores. Ahora pueden unirse a los imanes de la ambición digital y financiar estas comunidades, los esfuerzos de investigación digital y las empresas digitales.

Y lo que es más importante, los imanes de ambición digital deben crearse como espacios digitales cuyo uso sea divertido y emocionante.

Nadie quiere participar en videollamadas, escribir correos electrónicos o publicar en foros. Los espacios digitales deben construirse sobre tecnologías existentes, pero al hacerlo, reinventar lo que se siente al utilizarlas.

Imagínatelo como una mezcla de chats, foros, videollamadas, mensajes de voz, vídeos, fotos y juegos de RV.

En cuanto se cree un imán digital de la ambición, atraerá a las personas más ambiciosas del mundo de un determinado campo. Ya sea la ciencia, el espíritu empresarial o la filosofía.

Este imán de ambición digital se convierte en una auténtica mente maestra que puede atacar los mayores problemas y misterios del mundo.

Al hacerlo primero digital, eliminamos la mayor barrera de entrada: la ubicación.

Algunas personas no pueden trasladarse a una determinada ciudad debido a su nacionalidad o a su situación económica. Otras prefieren no trasladarse a una determinada ciudad por valores y tradiciones familiares. Otros no quieren mudarse a grandes ciudades porque odian la vida urbana.

Sin embargo, la inteligencia y la creatividad de estas personas que -por el motivo que sea- no pueden o no quieren trasladarse a una determinada ciudad pueden ser, de hecho, la clave de los avances científicos y tecnológicos.

Hoy, por estar en el lugar equivocado, se desperdicia el potencial de estas personas. Mañana, con los imanes de la ambición digital, su talento, intelecto y creatividad se utilizarán de forma productiva y serán cruciales para resolver los problemas más importantes del mundo.

No es una cuestión de SI, sino de CÓMO y CUÁN RÁPIDO podemos diseñar y crear imanes digitales de ambición, ya que son la clave para hacer avanzar la evolución y la conciencia humanas.

Thanks for subscribing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad